¿Cuánto más vamos a soportarlo?: maltrato institucionalizado.

Escribe el Dr. Leonardo Romero, que existe un tipo de maltrato institucionalizado y avalado socialmente que se encarna en el trato cotidiano que se da a los niños en las escuelas.

Es una violencia que no es catalogada como tal, es un maltrato que no es percibido como dañino, pero que no por ello deja de ser maltrato y mucho menos deja por ello de tener el impacto sobre la salud emocional.

Sin llegar a una violencia extrema, las relaciones escolares muchas veces se basan en modelos de comunicación que atentan contra la dignidad, la autoestima, la integridad y el bienestar de cualquier niño,  parafraseando al Psiquiatra colombiano Luis Carlos Restrepo, se práctica "una violencia sin sangre"

Si hablamos de alumnos con diversidad funcional, este maltrato está además bien visto socialmente, y es promovido por las distintas Administraciones, y amparado por los jueces y magistrados. A la vista está la falta de regulación normativa que garantice los DERECHOS más básicos de los alumnos con diversidad funcional en las aulas, y las consiguientes OBLIGACIONES de los profesionales responsables tanto de su educación como de garantizar su bienestar en horario escolar.

¿ no es  violencia vulnerar los Derechos Humanos de un niño/a con diversidad funcional?
¿ no es violencia que no se garantice una intervención educativa inclusiva, de calidad, con profesionales formados?
¿ no es violencia que se deje a la buena voluntad del profesional de turno que un niño haga algo más que calentar la silla en el aula ?
¿ no es violencia que los jueces denieguen medidas cautelares cuando los padres se ven obligados a acudir al juzgado porque se obliga a segregar a un niño por razón de su diversidad funcional?
¿ no es violencia que se deje a criterio de la buena voluntad del director/a de turno la especial protección debida a un menor con diversidad en las aulas ?
¿ no es violencia que no se realicen los ajustes razonables necesarios para que un menor no perciba su entorno como intimidatorio y/o amenazante?

Efectivamente, tal y como se puso de manifiesto en la mesa redonda de TADEGA el otro día: fracasa la atención a la diversidad.
Yo diría más: triunfa el conformismo social, empezando por los propios padres, y terminando por las organizaciones que se supone que les representan y ejercen la interlocución política, ante situaciones que nos venden como "normales", triunfa la indecencia política y administrativa (da igual el color de la administración de turno) de que los alumnos con diversidad son personas de SE-GUN-DA, cuya formación y derechos se limitan a que aprendan a colocar perfectamente la silla, que tienen derecho a calentar, antes de irse a casa.
HASTA CUANDO LOS PADRES VAN A SEGUIR CONSINTIÉNDOLO, Yo no estoy dispuesta.
¿Cuánto más vamos a soportarlo?: maltrato institucionalizado. ¿Cuánto más vamos a soportarlo?: maltrato institucionalizado. Reviewed by Lasonrisadearturo on Thursday, November 14, 2013 Rating: 5

No comments

Gracias! publicaremos en breve tu comentario.

Esther Cuadrado

Image Link [https://dl.dropboxusercontent.com/u/1705687/esther.jpg] Author Name [Esther Cuadrado Barbería] Author Description [Madrefiera & Pictoadaptadora] Facebook Username [lasonrisadearturo] Twitter Username [lasonrisadeA] GPlus Username [You username Here] Pinterest Username [lasonrisadea] Instagram Username [lasonrisadearturo]