Hipoterapia.La primera sesión.

Ahora tengo más amigos: Carmen, Martina y Pipilín. Hemos empezado a ir a hipoterapia y la verdad es que !!me encanta!!. Ya he ido dos veces.
El primer día me asusté. Entramos en la cafetería del Centro ecuestre y me enseñaron unos caballos de juguete. Pero yo no hacía caso a nada, solo lloraba... Ni siquiera quise las patatas fritas y la bebida que me compró mamá.
Así que nos fuimos a ver las cuadras con Martina y Carmen. Yo iba en brazos de mamá todo el tiempo, y eso que peso mucho; además llevaba mi muñeco de Bart Simpson. Poco a poco me fui calmando porque mamá me explicaba que a Pipilín le gustan las mismas cosas que a mí, las patatas fritas, la coca-cola !!tiene un grifo que se abre y sale cocacola!!, las magdalenas y también va a la piscina. Además Carmen se puso a jugar al escondite con Pipilín y conmigo y les contamos el secreto de que me encanta chocar los cinco. Martina me hablaba despacito y con mucho cariño así que eso también ayudó a que me tranquilizase. Abrieron al caballo y enseguida vino a saludarme, hasta me dio algún beso en el brazo. Me llamó la atención además del pelo que el caballo tiene la nariz muy grande y desde entonces a veces investigo las fosas nasales ajenas. Le toqué las orejas y casi también los ojos:son tan grandes...

El caballo relinchó un poquito (!que risa!) y mamá me dijo que teníamos que volver con una jeringuilla con apiretal porque está acatarrado.

Al principio le dejaba a mamá que acariciase al caballo con mi mano y yo miraba de reojo. Creo que se me escapaba una media sonrisa. Después ya lo acariciaba yo solo y hasta se montó Bart Simpson en Pipilín.

Dimos otra vuelta por las cuadras y todos los caballos sacaban la cabeza para conocerme porque Pipilín les avisó por teléfono de que yo estaba allí y salieron a verme. Estaba muy sorprendido. Mi mamá me dijo que Pipilín es el jefe.

Ayudé a Martina y a Carmen a sacar a Pipilín de paseo y después fuimos a la cafetería a recoger mis patatas fritas. Entonces monté a Bart Simpson en los caballos pequeñitos que había encima de la mesa.
Estuvimos dos horas y me dio pena marcharme. Estaba tan contento allí que obedecía a la primera todo lo que me pedían. Hasta le dejé el muñeco a una señora que no conocía de nada. Cuando nos fuimos me despedí de todo el mundo.
Hipoterapia.La primera sesión. Hipoterapia.La primera sesión. Reviewed by Lasonrisadearturo on Friday, July 18, 2008 Rating: 5

No comments

Gracias! publicaremos en breve tu comentario.

Esther Cuadrado

Image Link [https://dl.dropboxusercontent.com/u/1705687/esther.jpg] Author Name [Esther Cuadrado Barbería] Author Description [Madrefiera & Pictoadaptadora] Facebook Username [lasonrisadearturo] Twitter Username [lasonrisadeA] GPlus Username [You username Here] Pinterest Username [lasonrisadea] Instagram Username [lasonrisadearturo]