Hipoterapia. La segunda sesión.

Hemos comprado unas zanahorias para Pipilín. Esta vez cuando hemos llegado al Centro ecuestre no he querido ni que mamá me diese la mano. Ya iba yo como "pedro por mi casa". Ví a Martina y la saludé y directamente me fui a buscar a Pipilín cuadra por cuadra. Busqué en todas dos veces y Pipilín no aparecía. Enseguida me di cuenta de que lo traía Martina, debía estar escondido.

Ayudé a Martina a llevar a Pipilín a beber y le cepillé porque es presumido como yo. Luego le llevé a una pista de arena. A Pipilín le encanta pasear y "casi" le paseaba yo solo.
Pipilín hizo pis y yo investigé de donde salía tanto pis.

Estuvimos dos ratitos subidos en el caballo Martina y yo paseando. Al principio me daba mamá la mano desde abajo pero ni siquiera me dio miedo, enseguida no necesité la mano de mamá. Le agarraba la crin a Pipilín y a veces me tumbaba en su cuello, le abrazaba y me reía. Me asomaba desde arriba para comprobar que el caballo se movía porque se movían sus manos.

También jugué al baloncesto encima del caballo, y conocimos a Lucifer un caballo muy bonito que daba vueltas alrededor de nosotros.

Hay varios perros, una perra grande se llama Kira, y yo la acaricié un poquito; también hay un gato que anda por alli. Aunque no lo parezca, estoy pendiente de todo, del perro, de si está Paco, de dónde está Carmen, que de repente se marcha...vamos que estoy en todo.

Cuando terminamos Carmen me dijo que el caballo tenía sed y yo tomé la iniciativa para llevarlo al bebedero.
Mamá me dio la bolsa de las zanahorias y me pidió que se la diese a Martina y yo se la dí.
A Pipilín le encantaron las zanahorias.

Ahora a veces cuando me preguntan por Pipilín me toco el pelo o le toco a la nariz a quien esté conmigo. Almudena le ha dicho a mamá que parece que estoy probando a poner gestos con la boca propios de un caballo y si que parece que intento imitar cómo anda un caballo.

Cuando salimos mamá llamó a todo el mundo por teléfono desde el coche, para contarles lo bien que me lo había pasado y todo lo que había hecho. Me gusta mucho cuando me dicen que están muy orgullosos de mí.

Además dije dos veces "no" con la cabeza (que no lo hago todos los días y menos dos veces ) y dije una palabra que no llegaron a entender (cosa rara, por lo que creemos que estaba ensayando algo nuevo) para pedir de comer porque tenía hambre. Lo más importante, durante toda la sesión estuve usando la voz, y Almudena dice que es muy importante que me oiga.

!Qué lastima que esta semana no hayamos podido ir porque estoy un poco malito!.
Hipoterapia. La segunda sesión. Hipoterapia. La segunda sesión. Reviewed by Lasonrisadearturo on Friday, July 18, 2008 Rating: 5

No comments

Gracias! publicaremos en breve tu comentario.

Esther Cuadrado

Image Link [https://dl.dropboxusercontent.com/u/1705687/esther.jpg] Author Name [Esther Cuadrado Barbería] Author Description [Madrefiera & Pictoadaptadora] Facebook Username [lasonrisadearturo] Twitter Username [lasonrisadeA] GPlus Username [You username Here] Pinterest Username [lasonrisadea] Instagram Username [lasonrisadearturo]